Close
Exit

¿Vives de acuerdo con tus propios Valores?

-Menuda tontería- te estarás diciendo -¡Claro que sí!

Pues fíjate, resulta que muchas personas no tienen claros sus propios Valores. Y muchos que dicen que sí, no viven de acuerdo con ellos. ¿Eres tú una de esas personas?

No hace mucho yo era una de ellas.

Recuerdas la burbuja immobiliaria, yo estaba ahí. Trabajaba, por aquel entonces, en el mundo de la construcción. Y formaba parte de todo aquel desaguisado que acabó como acabó.

Valores Personales F1

Si me hubieras preguntado entonces, cuales eran mis Valores, probablemente te hubiera contestado algo en la línea de:

  • Tener un trabajo socialmente valorado
  • Reconocimiento personal y profesional
  • Seguridad personal y financiera
  • Tener Éxito
  • Triunfar en la vida (sobretodo a nivel profesional)
  • Ganar mucho dinero
  • Conseguir una gran casa, un gran coche,…

El Engaño de la Sociedad

A raíz de mi trabajo, con el que fue mi primer coach, descubrí que, en realidad, estos no eran mis Valores Personales. Se podría decir que eran Valores que había tomado prestados de la sociedad. Seguro que te suenan ¿verdad?

Para mi, vivir siguiendo estas pautas me generaba un enorme estrés. ¡Y no quería darme cuenta! –Es lo que toca- me decía. –Todo el mundo está igual, así que esto es lo que hay.

Recuerdo, durante mi primera obra como Jefe de Obra, llegar todas las noches a mi apartamento (por aquél entonces vivía sólo, desplazado de mi casa y de los míos) y me decía: -Mañana lo dejo. ¡Esto es una locura!- Y es que lo que veía, lo que me sentía obligado a hacer,… no cuadraba con mi forma de ser. Iba en contra de mis principios.

Y tragaba, tragaba y tragaba… el veneno que nos hace tragar esta sociedad. Y lo pagaba con estrés, ansiedad, muchos nervios, desmotivación por la vida, quejándome continuamente del “sistema”. Con una vida personal y laboral desequilibrada, mala alimentación, falta de ejercicio físico,… Necesitaba seguir el ritmo que marcaba la sociedad, trabajando de 12 a 14 horas diarias. Y todo lo demás, era secundario.

Me sentía alejado de mi esencia, no era yo. Estaba viviendo la vida de otro. Y me daba cuenta de que dejaba de invertir tiempo en aquellas personas que sí eran importantes para mi. Y en aquellas cosas que mi cuerpo y mi alma me pedían como el comer.

Por suerte, nunca llegué a identificarme del todo con ese “Rol de Ingeniero”. Y, mirado en perspectiva, creo que al final salí bastante bien parado. Otros han pagado un precio más alto.

Conecta con tus Valores Personales

Para mí, este episodio de mi vida, es un ejemplo de lo que significa vivir lejos de mis Valores Personales. Este tipo de situaciones te desconectan de tu Ser. Y te empujan a engrosar las capas de condicionamiento de tu Ego. ¿Para esto estamos aquí?

No digo que lo que no fue válido para mi tampoco tenga que serlo para ti. Solo digo que busques lo que verdaderamente está en sintonía con tus propios Valores.

Te propongo que hagas un examen de conciencia y te des cuenta de si estás viviendo de acuerdo con tus Valores Personales o no. Tu cuerpo es sabio, y te lanza, continuamente, mensajes para ti.

Si sientes estrés, sufres de acidez de estómago, posibles úlceras, te cuesta dormir, el mal humor es la tónica dominante, te cuesta reír, vas a base de cafés, comes mal o muy mal,… o cosas parecidas, probablemente estés muy alejado de tus valores.

Si te sientes feliz, conectado contigo mismo y con los demás, te gusta lo que haces, sientes que tu vida tiene un propósito, disfrutas trabajando, ríes a menudo, tienes energía desbordante, duermes como un bendito,… probablemente estarás viviendo muy alineado con tus valores.

Esto no es una ciencia exacta, y estos indicadores bien podrían significar otra cosa. Sin embargo marcan tendencias de si vives en coherencia contigo mismo o no. Y esa coherencia, a un nivel más profundo, está relacionada con tus Valores Personales.

Despierta, desconéctate de “matrix”. Descubre tus Valores Personales y conéctate contigo mismo. Empieza a destilar tu propia esencia; te lo agradecerás, y tus seres queridos también.

Y, como siempre, si consideras que este post te ha sido de ayuda, y pude ayudar a otros, no dejes de compartirlo. ¡Muchas gracias!

photo credit: Reflection in a soap bubble via photopin (license)
¿Te ha gustado este post?
¡No te pierdas ninguno!

Entra tu email y tu nombre y recibirás GRATIS todos mis posts con las ideas y herramientas que encuentras en el blog. Y además ... nuevo contenido que estoy preparando 'sólo para' suscriptores.

* 100% libre de Spam *

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies